Pechiguera Blues

No es sólo que somos agua (somos isla). No es sólo la necesidad de dejar la luz encendida para que sepan que hay alguien en casa, esperando. Es el Faro en sí. ¿Qué clase de persona viviría en un faro? ¿Cómo tienes que ser? ¿A qué dedicas el tiempo libre? Dicen que los esquimales tienen más de cuarenta palabras diferentes para nombrar la nieve.

Faro de Pechiguera

Un farero debe tener idéntica intimidad con el mar, si no para nombrarla, al menos para conocerla. Con el tiempo, se construyó en Pechiguera otro faro más alto, mecánico. La profesión de farero está decayendo. El viejo, quedó mirando eternamente al horizonte. Prestando sus paredes a los artistas urbanos. Entonando un blues.

Entrada publicada el 19 de octubre de 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *